Loading...



Guía para los pensamientos suicidas


¿QUÉ SON LOS PENSAMIENTOS SUICIDAS?

Los pensamientos suicidas son pensamientos que tiene una persona acerca de no querer estar viva.

Varían en intensidad, desde preguntarse cómo sería no estar vivo hasta elaborar un plan de acción para acabar con su vida.

Cualquiera puede tenerlos y pueden ser el resultado de una gran cantidad de emociones o sentimientos diferentes.

Si tienes pensamientos suicidas, es importante que se los cuentes a alguien y busques ayuda.

Las personas experimentan pensamientos suicidas por muchas razones y pueden ser el resultado de una combinación de cosas. Cualquiera puede tenerlos

Si tú o alguien que conoces tiene pensamientos suicidas, es importante que se lo cuentes a alguien y obtengas ayuda. Puedes comunicarte con la Línea de Prevención de Suicidio (08000767) o la de Apoyo Emocional (08001920) si sientes que tú o alguien que conoces se encuentran en peligro inminente.

Las razones que pueden llevar a tener ideas suicidas son diversas y entre ellas se incluyen:

  • Una pérdida, un trauma o un revés importante; perder a un ser querido, perder un trabajo o experimentar dificultades financieras o de salud pueden hacer que uno sienta que no vale la pena vivir.
  • Alguien cercano intentó quitarse la vida o se suicidó.
  • Eventos del pasado, especialmente si involucran algún tipo de trauma, abusos sexuales y/o e maltrato físico y/o psicológico
  • Beber o consumir drogas en exceso.
  • Desafíos en torno a la identidad personal, como la sexualidad o tu lugar dentro de la familia.
  • Sentirse molesto y enojado pero no entender por qué.
  • Experiencia de ser intimidado o rechazado y sentirse deprimido o inútill
  • Sentirse solo y/o solitario
  • Experimentar pensamientos suicidas sin ninguna razón.

No importa cómo te sientas o en qué situación te encuentres, siempre hay un camino a seguir, incluso si no lo sientes así en este momento.


¿CÓMO SE SIENTEN LOS PENSAMIENTOS SUICIDAS?

Puedes tener pensamientos suicidas en cualquier momento de tu vida. Pueden ser pensamientos generales sobre no querer estar vivo, pensar que la vida no vale la pena o pensamientos específicos sobre cómo acabar con tu vida. Cuando te encuentras en una situación que te hace sentir incómodo, triste, enojado o en pánico, puedes pensar brevemente en querer quitarte la vida. Este es un sentimiento pasajero y, siempre y cuando esos sentimientos no duren mucho tiempo o se vuelvan demasiado intrusivos o abrumadores, no hay nada de qué preocuparse. De hecho, son bastante comunes.

Los pensamientos suicidas pueden aumentar y dificultar pensar o hacer cualquier otra cosa. Si tienes pensamientos suicidas con regularidad, o si se vuelven abrumadores y difíciles de ignorar, debes hablar con alguien sobre cómo te sientes. Esto puede ayudarte a romper el ciclo y evitar que tu mente se vuelva loca. Podrías hablar con un amigo o un familiar, un profesional médico o un trabajador de la línea de Prevención de Suicidio (08000767 o *0767).

¿POR QUÉ LA GENTE TIENE PENSAMIENTOS SUICIDAS?

Las personas que experimentan pensamientos suicidas a menudo quieren poner fin a su vida para liberarse del dolor físico o emocional, para poner fin a una situación difícil, para recuperar una sensación de control cuando todo lo demás parece estar fuera de control, o para aliviar a alguien para  la cual sienten que son una carga. A veces, en el calor del momento, la vida puede parecer desesperante y sin esperanzas. Estando en esa situación, muchas veces puedes sentir que otras personas estarán mejor sin ti, pero eso nunca  es así. El suicidio tiene un efecto devastador en las personas que quedan atrás, incluidos familiares, amigos y comunidades enteras.

Si bien el suicidio puede parecer la única forma de lidiar con tu situación, SIEMPRE hay otra opción, incluso si eso parece imposible en este momento. Los profesionales de la Línea de Prevención de Suicidio están ahí para escuchar, no para juzgar y tienen vínculos con otras organizaciones que pueden serte útiles y que podrían ofrecerte el apoyo que necesitas para dejar de tener ideas suicidas. También hay  otros recursos de ayuda que podrán darte una mano.

 En esta página puedes encontrar otras formas de buscar apoyos para ayudarte en este momento.


NO LUCHES SOLO (Directorio de servicios)


¿DÓNDE PUEDO ENCONTRAR AYUDA?

Habla con la Línea de Prevención de Suicidio (08000767 o •*0767) o la Línea de Apoyo emocional (08001920)
Llama al 911 si tu vida está en riesgo
Comunícate con tu médico de cabecera o llama a la emergencia de tu prestador de salud (Directorio de Servicios)

LIDIAR CON PENSAMIENTOS SUICIDAS

Los pensamientos de hacerse daño son temporales y pasarán. Si tienes pensamientos suicidas, hay cosas que puedes hacer para afrontar la angustia que sientes. Puede resultar útil elaborar una lista o un plan a seguir cuando tengas ganas de hacerte daño. Podría incluir:

  • Habla con alguien de confianza sobre tus pensamientos suicidas. Parece gran cosa, pero hablar con alguien te ayudará a encontrar el camino a seguir.
  • ¿No sabes con quién hablar? La línea de Prevención de suicidio (08000767 o *0767) está para ayudarte si estás pensando en quitarte la vida. El personal de la línea de ayuda no juzga y la llamada será gratuita, confidencial y anónima.
  • Los pensamientos suicidas son sólo eso: pensamientos. Los pensamientos pasarán, no es necesario que actúes en consecuencia.
  • Concéntrate en el aquí y ahora. No puedes controlar el futuro, pero puedes pasar la próxima hora.

HABLAR DE PENSAMIENTOS SUICIDAS

Puede resultar difícil hablar sobre pensamientos suicidas con tus amigos, familiares o un profesional médico. Aquí hay algunas formas en las que puedes iniciar una conversación sobre cómo te sientes:


«Necesito hablar contigo sobre cómo me siento. Las cosas están difíciles y he pensado en lastimarme/quitarme la vida…»

«Necesito hablar; he estado luchando contra [… ] y he tenido pensamientos suicidas»



Si tienes pensamientos suicidas

No estás solo/a.

Busca un amigo/a, un familiar o ponte en contacto con un/a profesional de salud mental y cuéntale tus inquietudes. No mantengas en secreto tus pensamientos sobre el suicidio.

Tus pensamientos suicidas normalmente están asociados con problemas que pueden resolverse.

Si no se te ocurre ninguna solución, no significa que no haya soluciones, sino que ahora no eres capaz de verlas. La ayuda de un profesional  te ayudará a encontrar y valorar las opciones adecuadas.

Las crisis de suicidio suelen ser pasajeras.

Aunque ahora sientas que tu abatimiento no va a terminar, es importante reconocer que las crisis no son permanentes.

Combate los pensamientos suicidas

• Recuerda que no es recomendable actuar de forma impulsiva; con el tiempo, estos pensamientos desaparecerán, pide ayuda.

• Lo más importante es abrirse a los demás y comunicar tus pensamientos a alguien en quien confíes o a profesionales de la salud.

• Mantén a mano una lista de personas con las que hablar cuando tengas estos pensamientos.

• Ten a mano un listado de servicios 24 horas que atiendan estas situaciones.

• Aléjate de aquello que pueda suponerte un peligro.

• Evita el consumo de alcohol, drogas u otras sustancias.

• Evita hacer cosas que no te salen bien o encuentras difíciles hasta que te encuentres mejor para no acumular sensaciones de fracaso o ineptitud.

• Planifica actividades, escríbelas y ponlas en un lugar visible. Incluye al menos dos actividades diarias, de más de media hora cada una, que te gusten.

• Procura relacionarte con otras personas.

• Si sigues un tratamiento o intervención por un trastorno mental comunica tus pensamientos sobre este tema al/la profesional de la salud que te está atendiendo.

• Cuida tu salud física, vigila tu alimentación y realiza alguna actividad deportiva sencilla.

• Intenta mantenerte ocupado/a. Participa en actividades culturales, deportivas o de ocio.

• En caso de autolesionarte, o sentir un deseo inminente de hacerlo, dirígete al Servicio de Urgencias del Hospital o Centro de Salud más próximo que conozcas o llama al teléfono


Linea de Prevención de Suicidio