Loading...



Las palabras: cómo iniciar una conversación


Desde orientaciones sobre cómo iniciar una conversación hasta cómo hablar con niños y jóvenes sobre el suicidio, esta pagina te ofrece sugerencias para encontrar las palabras

Probablemente la mayoría de las personas no se sientan preparadas sobre cómo ayudar a alguien con pensamientos suicidas.

Entendemos eso. Puede resultar abrumador, aterrador, difícil e incómodo. Pero solo teniendo más conversaciones sobre el suicidio nos sentiremos más cómodos con ellas.

Es por eso que estamos aquí para ayudarte a iniciar lo que sabemos que pueden ser conversaciones realmente abrumadoras, para ayudarte a saber qué decir en momentos en los que puede ser difícil encontrar las palabras.

En primer lugar, si crees que alguien podría estar pasando momentos difíciles, hazle saber que  estás ahí. Sí, puede ser incómodo al principio. Pero también podría ser la conversación más importante que jamás  hayas tenido. No te preocupes por encontrar las palabras perfectas: no hay nada correcto o incorrecto, sólo mantente allí y hazles saber que cuentan con tu apoyo.

INICIANDO UNA CONVERSACIÓN

Puede ser una gran conversación, pero eso no significa que debas sumergirte directamente en ella o convertirla desde el inicio en un diálogo intenso y sincero. Puedes comenzar con  una charla  más superficial, después de todo, solo son amigos conversando. Tal vez quieras  reunirte con la persona en el lugar donde está o invitarle a pasar el rato en algún sitio donde sepas que se sentirá cómodo. Una cafetería. Un bar. En el parque. Hay muchas opciones. Si es por teléfono, envíales un  mensaje para preguntarles. No importa cómo lo hagas, pero no dejes el tema colgado y sin hablarlo.

  • Envíales un Whatsapp
  • Envíales un GIF
  • Mientras juegan juntos online
  • Incluye ese encuentro en tu agenda
  • Sigue la vieja costumbre y llámalos por teléfono

ALGUNOS INICIOS DE CONVERSACIÓN ÚTILES

  • Hola, parece que algo está pasando. Si hay algo de lo que quieras hablar siempre estoy aquí.
  • ¿Estás bien? Siento que algo está pasando, así que solo quería saber cómo estabas
  • Sé que estás pasando por muchas cosas en este momento. Si quieres charlar estoy aquí

Pero tú conoces a  la persona cercana a ti o ser querido mejor que nadie, así que mantén la  naturalidad,  sé comprensivo y no juzgues. Esa es la mejor manera de demostrar que te preocupas por ellos y que los apoyas. Y si no estás convencido con su respuesta, pregúntale dos veces: no aceptes un «Estoy bien» si sientes que algo no está bien.

DURANTE LA CHARLA

A medida que avanza la conversación, pregúntales cómo están y diles que has notado  que no están siendo ellos mismos. Dales el espacio y la oportunidad de que te cuenten lo que les pasa. Incluso puedes hablar sobre las cosas por las que estás pasando  tú para que la persona cercana a ti se abra.

Recuerda que aunque al principio te resulte incómodo, en realidad quieres que te cuente las cosas difíciles. Es tentador preguntar de una manera (‘Estás bien, ¿no?’),  que conduce a una respuesta fácil del tipo  ‘Estoy bien’, pero eso no es lo que estás buscando aquí.

No intentes arreglar las cosas, no finjas saber cómo se sienten ni los convenzas de lo afortunados que son.

Dales tiempo para hablar, haz preguntas como «¿Cómo te hace sentir eso?» o «¿Qué quisiste decir cuando dijiste…» y asegúrales que estos sentimientos no son permanentes y que hay apoyo disponible.

Sé paciente: déjalos tomar la iniciativa y permíteles abrirse a su propio ritmo. No temas un poco de silencio, puede ayudarlos a abrirse más y darte una respuesta completa.

  • Hazles sentir que estás allí para ellos  Suena simple pero escúchalos. Luego, en el momento adecuado, haz preguntas y responde.
  • Haz preguntas abiertas y no finjas que tienes todas las respuestas, pero asegúrales que, con el tiempo, las cosas pueden cambiar, sin importar cómo se sientan en este momento. Que siempre hay un camino a seguir, una salida.
  •  Ofrécete a ayudarlos con las tareas cotidianas para quitarles parte de la carga.
  • Sé paciente. No trates de adivinar ni dudes de sus sentimientos. Trata de no hacer suposiciones acerca de lo que está mal o lanzarte demasiado rápido con tus propias soluciones. No siempre conocerás la historia completa y puede haber razones por las que les resulte difícil pedir ayuda.

PREGÚNTALES DIRECTAMENTE

Con demasiada frecuencia, evitamos profundizar un poco más porque no nos gusta pensar que la persona cercana está triste. Pero evitar el tema por completo puede hacer que alguien se sienta aún más aislado o tonto por sentirse como se siente.
Si te preocupa que alguien que conoces tenga sentimientos suicidas, hazle la pregunta directamente. Eso es muy importante. Sabemos que puede ser desalentador, pero preguntarle a alguien si ha pensado que la vida no vale la pena o ha tenido deseos de quitarse la vida, hacer esa pregunta directamente, puede ser el comienzo de una conversación que salve vidas. La experiencia y la evidencia  nos dice que preguntar sobre el suicidio no empeorará las cosas, no pondrá pensamientos en su cabeza si aún no están allí ni les incitará a actuar de acuerdo con sus pensamientos, sino que podría salvarles la vida. Puede ayudarles a sentirse aliviados de que alguien haya hecho esta pregunta, tal vez por primera vez, y hacer que se sientan escuchados por primera vez.

¿QUÉ PASA SI MI AMIGO SE ENOJA CONMIGO O DEJA DE HABLARME?

La investigación muestra que un tercio de las personas expresan que se sentirían demasiado incómodas si al preguntarle a  alguien si está teniendo pensamientos suicidas se malinterpretase la situación; sin embargo esto es muy raro.

La mayoría de las personas entienden por qué les estás haciendo esas preguntas  y tu preocupación será un punto de partida para que reflexionen o se abran. Al ser compasivo y demostrar que te importa, la persona cercana a ti comprenderá que le estás apoyando y apreciará que te hayas preocupado lo suficiente como para brindarle la ayuda que necesitaba.

DESPUÉS

Y si no quieren hablar de todo ahora, hazles saber que estarás allí cuando estén listos para hacerlo. Por lo general, esto no será solo una única charla: tu apoyo se producirá por momentos, a lo largo de semanas y meses.

Las personas con tendencias suicidas a menudo también pueden desarrollar una perspectiva de ‘“YO contra el mundo” y comenzar a sentirse aisladas; por eso es importante enfatizar que estás de su lado y que estás ahí cuando te necesiten.
Y recuerda, si estás preocupado por alguien, siempre puedes llamar a una línea de apoyo que te ayudará a elaborar un plan.

HABLANDO CON NIÑOS Y JÓVENES SOBRE EL SUICIDIO

Si eres padre o madre, puede resultar aún más desalentador hablar con tus hijos sobre el suicidio. Pero si no hablamos con los niños al respecto, es probable que se enteren en otros lugares y obtengan información inexacta que les resulte confusa o perturbadora. Te ofrecemos una guía para ponértelo un poco más fácil, con trucos y consejos sobre cómo ayudar a tus hijos a entender qué es el suicidio y por qué ocurre, sin asustarlos ni preocuparlos.