Loading...





Matías, 33 años

Les contamos al mundo que Matías desde niño fue genio, de espíritu fuerte, brillante y bueno y en sus manos brotaba un artista. Creó una máquina que se conoció a nivel internacional. Pero más que eso fue y será desde otro plano un ser sensible, un hijo entrañable, un hermano divino y a su compañera la amó con toda su alma. Honesto, fiel, gran ser humano. Matías era esbelto, alto, con un abrazo de oso. Cómo disfrutaba cabalgar o ir al monte a pescar. Le gustaba reírse y hacernos reír. La pasábamos en familia plenos, juntos, felices, repletos de amor.

Matías, tus luceros azules están en nosotros.

Te amamos tu mamá (Claudia), papá (Carlos) y tus hermanos Sofía,  Ana, Santiago y Juan